La fotografía publicitaria, variante que engloba a la fotografía corporativa –sobre la que ya hemos hablado–, es crucial para cualquier negocio. Y es que es el mecanismo a través del cual impactaremos sobre las emociones de los clientes. Para llegar a ello, existen cuatro tipos de fotografía publicitaria. Dos de ellos, muy presentes en el catálogo de fotógrafo profesional en Madrid de kavisanchez.com de manera diferenciada:

Tipos de fotografía publicitaria

1.- Corporativa

Predomina en la web, pues a pie de calle esta suele verse menos. El objeto es dar a conocer cómo es la empresa. Una exposición de sus valores a la vez que nos informan de sus productos.

Fotografía corporativa

2.- Alimenticia

Es la que consigue que queramos ir a ese local a devorar algo tan apetitoso como lo que aparece en la publicidad. Es una variante complicada y que, en ocasiones, requiere bastantes puntos de vista para obtener el resultado pretendido.

Gastrohub T4 AS
Gastrohub T4 AS

3.- Producto

La fotografía de producto es el origen de los distintos tipos de fotografía publicitaria. Tenemos un producto que queremos vender. Eso sí, “enseñarlo” tiene su técnica. Aquí podemos encontrar composiciones, el uso de modelos o, si tiene la suficiente fuerza per se, la sola presencia del producto.

Fotografia de Producto

4.-Lifestyle

Traducido como “estilo de vida”, esta rama de la fotografía publicitaria, aparte de ser la más común actualmente, es la que más se centra en las emociones. El objeto es que los clientes deseen ser como las personas retratadas. También que quieran estar en un lugar determinado o, incluso, ser partícipes de esos valores.

Esta variante comienza a sustituir poco a poco la de producto en ciertos sectores, como el del alquiler. Este mercado cada vez se orienta más hacia un valor añadido, hacia la experiencia personal. Y es este detalle lo que permite que una idea funcione.

SOLUTION-calido-web-

No en vano, vemos a diario productos de todo tipo, por lo que nosotros, como usuarios, buscamos un valor añadido de manera inherente. Y es ahí donde entra en escena la fotografía publicitaria para crear una demanda propia de un producto o servicio.

En cierto manera, también podríamos incluir aquí los trabajo de un fotógrafo de arquitectura y de interiores, puesto que también requieren emocionar y expresar un estilo de vida.